Los servidores se pueden implementar de dos formas diferentes: el tradicional chasis de servidor en torre o un chasis de montaje en rack. Durante mucho tiempo, los servidores en torre eran los más convencionales pero, durante los últimos años, los servidores de montaje en rack se han hecho muy populares gracias a que ofrecen una mayor capacidad de administración, consolidación, seguridad, ampliación y modularidad, contribuyendo así a reducir el coste de la implementación de los servidores.

    Algunos creen que los servidores de montaje en rack sólo son útiles para las grandes empresas que disponen de sistemas centralizados y centros de datos neurálgicos. Pero en realidad hoy en día los precios están equiparados y cualquier PYME puede aprovechar las ventajas de los servidores en rack y disfrutar de todos sus beneficios.

 Aunque piense que para satisfacer las necesidades de hoy en día no es necesario un montaje en rack, párese un momento y piense dónde estará su negocio dentro de un año. O dentro de cinco años. ¿Está preparado para afrontar ese crecimiento? Dos o tres servidores en torre y sus respectivos cables pueden ocupar casi dos metros cuadrados de superficie en el suelo, por lo que si aumenta su negocio con otro servidor más sólo hará que aumente la superficie de suelo utilizada.